Lunes 21 Agosto 2017

Renovemos nuestra fe en Dios

Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; 1 Corintios 1:22

Los que creemos en Jehová, sabemos que Jesucristo murió en la cruz para salvarnos, es la redención del hombre que busca la vida eterna, posibilidad que sólo es concedida por el Todopoderoso a los justos.

Desde los primeros tiempos, las dudas han asolado a la fe de los humanos, en muchas ocasiones se busca ir en contra de lo que dicen las Sagradas Escrituras, porque pareciera que sus mandatos no encajan con nuestros tiempos, hay quienes las encuentran ‘obsoletas’.

Nada más erróneo.

Aunque es evidente que el proceso civilizatorio ha cambiado mucho desde los días que El Salvador predicó en Galilea, los fundamentos de nuestras vidas siguen siendo los mismos y la conducta que debemos seguir está claramente establecida en los Diez Mandamientos.

¿Acaso no debemos amar al prójimo?, claro que sí, esa es una ordenanza eterna, así como honrar a nuestros padres. El no matar y no robar es una decisión de vida para cualquier etapa de la historia. Simplemente analicemos lo que pasa en México a partir de la inusual violencia desatada, hemos perdido el rumbo.

Nos dice 1 Corintios 1 23-24 lo siguiente:

‘Pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; más para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.’

Este es el punto: para los que estamos inmersos en el poder de Dios, así seamos griegos, judíos, mexicanos, chinos, etc., tenemos la convicción de que Cristo es poder de Dios y sabiduría de Dios, no hay lugar a confusión, por lo tanto, seguimos, gracias a la iluminación del Espíritu Santo, los mandatos de los Textos Sagrados.

Debemos fortalecer nuestra fe, como dijera el pastor Alejandro Bullón, hay que estar en el camino de Dios  y justamente, esos caminos, en ocasiones, son muy extraños, pero no nos corresponde juzgarlos, sino, por el contrario, tenemos que seguirlos.

Precisamente, para aclarar la cuestión, es prudente recurrir a lo que nos comenta 1 Corintios 1: 25: ‘Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.’

Dios quiere lo mejor para nosotros, igual que nosotros queremos lo mejor para nuestros hijos, alejemos la incertidumbre, que en mucho es alimentada por Luzbel. Prosigamos por la vereda correcta y no cuestionemos los designios del Señor, insisto, Él quiere lo mejor para sus hijos pues como nos dice Lucas 11:11: ‘¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente?’

Debemos abrir nuestro corazón a Yahvé, Él nos dará la fortaleza necesaria para seguir adelante, oremos, dialoguemos con Dios, consagremos la vida misma a seguir los mandatos divinos, no dudemos, no demos lugar, en nuestro corazón, al enemigo del Señor, vivamos en la fe del Todopoderoso y así, estaremos inscritos en el Libro de la Vida

Recordemos la reflexión de 1 Corintios 1: 31 y llevémosla a la práctica: ‘para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor’.

Video de la semana