Lunes 21 Agosto 2017

La corrupción absoluta

tito115

Todas las cosas son puras para los puros, más para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas. Tito 1:15

A lo largo de mi vida he tenido la oportunidad de conocer a hombres y mujeres que han prestado un servicio muy valioso como funcionarios públicos, aun después de concluido su encargo, han conservado su buen nombre y han sido respetados.

Don Rafael Hernández Ochoa, don Agustín Acosta Lagunes y Susana Torres Hernández, son un ejemplo claro de lo que menciono: no llegaron al servicio público a enriquecerse, sino, en todo caso, a enriquecer la función pública con su innegable talento.

En meses pasados, en reunión de café, conversaba con mi gran amigo Alberto Arango de la Huerta, quien entre otras cosas, se ha desempeñado como jefe de la aduana de Tuxpan, además de alcalde del citado puerto.

Beto, como lo llaman coloquialmente sus paisanos, fue enfático en señalar que en sus tiempos era impensable que un presidente municipal endeudara al municipio, se tenían que buscar alternativas para la construcción de la obra pública y si acaso se requería un préstamo, se debía que liquidar en un lapso corto para entregar saneada la Hacienda municipal. La camionetotas y los viajes al extranjero no existían.

Hoy, por desgracia, vivimos una crisis de valores muy grave. Caudas de mozalbetes sin la menor vocación política asaltan, literal, los principales puestos de la administración en sus tres niveles de gobierno, el único objetivo que persiguen es hacerse de fortunas cuantiosas por el mecanismo de saquear las arcas públicas.

Esta dizque renovación generacional, ha dado al traste con el trabajo que durante muchos años desarrolló el PRI en pos de la justicia social, ahora, ya nadie, o muy pocos, creen en mi partido, estamos pagando las consecuencias de abandonar la carrera con base en los méritos, para dar paso a las y los advenedizos, que llegan sin la mínima experiencia a servirse ‘con la cuchara grande’.

Una de las cuestiones que ha prevalecido en este grupo de neo funcionarios, es la falta de una solidez espiritual que los lleva a tener un marcado desapego de las enseñanzas de las Sagradas Escrituras, para ellos, la Biblia es ‘puro rollo’ y por ello, desdeñan las leyes de Dios, aunque eso sí, como dijera el refrán: ‘andan con el Jesús en la boca’.

Tito 1:16 describe perfectamente a estos personajes invadidos de cinismo:

“Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra”.

En la actualidad, nuestra querida entidad veracruzana está muy lastimada, es indispensable que renovemos nuestra fe para recuperar la esperanza y con ello sembrar para el futuro, tenemos que redoblar esfuerzos.

Mientras, los que cayeron reiteradamente en ilícitos, tendrán que enfrentar las consecuencias de sus actos, bien harían en recurrir a la misericordia de Dios si es que están arrepentidos, si es que ya hicieron conciencia de todas las estulticias cometidas.

Guiemos nuestras acciones en el nombre de Dios, son tiempos difíciles, debemos tener presente lo que nos dice el salmista en 23:4: “Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.”

Video de la semana