Sábado 16 Diciembre 2017

La importancia de tener una buena consejera

“Cuando Jezabel oyó que Nabot había sido apedreado y muerto, dijo a Acab: Levántate y toma la viña de Nabot de Jezreel, que no te la quiso dar por dinero; porque Nabot no vive, sino que ha muerto”…1Reyes 21:15

Siempre solemos hablar de los políticos y sus acciones, pero pocas veces reflexionamos sobre el entorno en el que viven estos personajes.

Es el caso de las esposas de los hombres del poder, que en muchas ocasiones guardan un recatado papel y en otras, intervienen y se convierten en factores decisivos detrás del trono, nada ocurre sino tiene su anuencia.

Es lo que las Sagradas Escrituras nos refieren en lo que corresponde al rey israelí Acab y su esposa Jezabel.

El tema de la mujer de Acab es tan paradigmático que hasta se creó una categoría que habla del ‘espíritu de Jezabel’, que no se trata de una entidad que vague por el tiempo, sino de la forma de asumir el papel de una mujer vinculada a un hombre poderoso.

Jezabel era hija del rey de Sidón, por lo tanto, adoradora de Baal y otros ídolos falsos, su perversidad fue tal, que combatió y mató a muchos de los profetas de Jehová e hizo que Acab y miles de israelitas, rechazaran las leyes del Señor.

Desde luego, el camino del reino de Israel en aquellos tiempos fue de mal en peor, los consejos de Jezabel desviaron al pueblo de guardar los mandamientos del Todopoderoso, las consecuencias fueron funestas.

Claro está, que Jezabel jugó a placer con un hombre desprovisto de voluntad, alejado de la Fe, que se dejó manipular sin la menor cortapisa. Así pues, se conjugó la presencia de un rey medroso con la de una mujer sumamente ambiciosa que no reparaba en ningún tipo de obstáculo con tal de hacer su voluntad ¿Cuántos ejemplos se habrán replicado a lo largo de la historia?

Una reina inicua le llamaban, el sobre nombre no era para menos.

Sin embargo, como suele ocurrir, el final de la mujer de marras no fue grato, su burla a las leyes de Dios la llevaron a tener trágica muerte, nos dice 2 Reyes 9:35-37:

“Pero cuando fueron para sepultarla, no hallaron de ella más que la calavera, y los pies, y las palmas de las manos. Y volvieron, y se lo dijeron. Y él dijo: Esta es la palabra de Dios, la cual él habló por medio de su siervo Elías tisbita, diciendo: En la heredad de Jezreel comerán los perros las carnes de Jezabel, y el cuerpo de Jezabel será como estiércol sobre la faz de la tierra en la heredad de Jezreel, de manera que nadie pueda decir: Esta es Jezabel”

No hay duda, sino un gobernante no tiene la templanza suficiente, puede ser víctima de la insidias de su círculo íntimo, no necesariamente tiene que ser una mujer, puede ser un hijo, un consejero o vayan a saber quién.

Ni hablar, muchas veces se duerme con el enemigo.

¡Qué triste!: ‘el cuerpo de Jezabel será como estiércol sobre la faz de la tierra’.

Video de la semana