Sábado 18 Noviembre 2017

DIÁLOGOS CON “EL NEGRO” CRUZ

Los malos siempre acaban mal

Uno de los temas que más lastima a la sociedad es la impunidad, por ello la resistencia a sumarse a darle el apoyo al presidente Peña Nieto, él es el símbolo del poder terrenal. La gente en la calle se pregunta ¿qué caso tiene seguir las leyes si los que las violan andan tan campantes?

Desde luego, un punto primordial en esto de no acatar los estamentos tiene que ver con la clase política, es decir, los gobernantes que aprovechan el cargo para enriquecerse en forma inaudita y que, encima de todo, dejan las finanzas públicas en un estado calamitoso, sin un quinto para lo más elemental.

Quiero recordar que un hombre que no hace caso de las leyes de los hombres, mucho menos lo hace de los mandatos de Dios, porque Jehová ordena acatar lo que dicen las autoridades y de no hacerse, pues entonces no se aplican los preceptos del Señor.

No crean que es un galimatías, nos los explica con maestría Romanos 13:1-2:

“Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos”.

Aclarado el punto, todos aquellos servidores públicos que utilizan el cargo como trampolín para ‘asegurar su vejez’, están cometiendo una falta muy grave y aunque nosotros supongamos que se irán como si nada, porque las autoridades nos los castigan, estamos equivocados, el Todopoderoso no los contempla para la vida eterna.

Por lo tanto, considero que con base en las enseñanzas de la Biblia, no debemos perder el aliento y desencantarnos porque no vemos condena material para los que han medrado con el erario. Es difícil de escudriñar, pero ellos, los impíos, ya labraron su camino y si no hay arrepentimiento, su futuro es poco halagador.

Dice Job 27: 19: “Rico se acuesta, pero por última vez; Abrirá sus ojos, y nada tendrá.”

En efecto, las riquezas de origen ilegal no se disfrutan cuando se vive a salto de mata, además, los principales afectados, en muchos casos, son los familiares en general y los hijos en particular ¿pensarán esto los que obran mal cuando están cometiendo las tropelías?

Difícilmente, cuando las circunstancias cambian y de la vida de boato se pasa a la incertidumbre total, la existencia pasa como una película y en la misma observamos cómo nos equivocamos y cuan reiterativos fuimos en hacerlo.

No me cansaré de decir que el desapego a la palabra de Dios es lo que nos lleva por caminos inciertos, mismos que en un principio nos pueden parecer placenteros, pero que con el paso del tiempo se vuelven contra nosotros como un bumerang, la plenitud del poder es efímera, la Salvación es para la eternidad.

No se aflijan ni renuncien a la conducta correcta deslumbrados por la ‘buena suerte’ del impío, la condenación tarde que temprano llega y en ese momento, todo lo vivido en ostentación no sirve de nada.

No se aparten del camino de Dios, la recompensa vendrá.

Diálogos con "El Negro Cruz"

  • 1
  • 2
  • 3

Iglesia Adventista

  • 1

Video de la semana

Boletín

Suscríbete a nuestro boletín y mantente informado con nuestros envíos semanales.

Cultura

  • 1